Duración de lectura 2 minutos

La terapia frío y calor son dos de las terapias más usadas para aliviar el dolor muscular o el dolor articular, ya que el frío previene la inflamación y el calor disminuye el dolor.

La cuestión viene cuando la mayoría de las personas, no saben cuál de las dos utilizar para tratar su lesión. La clave es conocer si el dolor es reciente o crónico, por lo general cuando es una lesión nueva suele inflamarse instantáneamente en el área afectada, por lo que utilizar una compresa fría puede ayudar a disminuir la inflamación y producir tonificación muscular.

En cambio, si el dolor suele presentarse muy frecuentemente (dolor crónico), el calor es más común para estos problemas, ya que aumenta la circulación sanguínea y permite una pronta recuperación en la zona.

Terapia Fría

Aplicar la terapia fría puede ser durante las primeras 48 a 72 horas que se haya tenido la lesión, ya que el frío reduce el daño del tejido secundario y alivia el dolor.

Terapia recomendada para:

  • Esguinces
  • Moretones
  • Cuando se presiona mucho una parte del cuerpo

¿Cómo aplicarlo?

Colocar una compresa de gel en el congelador antes de utilizarla, envolver la compresa en algún paño o tela limpia (de preferencia que sea delgada) y mantener la compresa en la zona afectada durante 20 minutos.

*Este proceso se puede aplicar las veces que sea necesario.

Terapia Caliente

Esta terapia ayuda a acelerar el flujo sanguíneo en la zona afectada, por lo cual, suministra los nutrientes que el tejido necesita sanar y además incrementa la flexibilidad de los tendones y músculos.

Terapia recomendada para:

  • Reducir espasmos musculares
  • Mejorar la flexibilidad de ligamentos y tendones
  • Tratar la artritis crónica

¿Cómo aplicarlo?

Colocar una compresa de gel en un recipiente de agua caliente o calentarla en el microondas. Después envolver la compresa en un paño o tela delgada y posteriormente aplicar sobre la zona afectada durante máximo 10 minutos.

Terapia Contraste

En esta terapia se aplica el calor y el frío simultáneamente.

Lo más recomendable es aplicar primero la compresa caliente durante 3 minutos y después e instantáneamente aplicar la compresa fría durante otros 3 minutos. (Repetir esta indicación 3 veces)

Realizar varias veces esta terapia ayudará a renovar la sangre y por ende la rehabilitación del musculo.

En caso de no tener mejoría y seguir con el dolor después de varios días aplicando la terapia, consulte a su médico.

Esperamos que esta lectura haya sido de tu agrado.

Te recomendamos:

Deje un comentario