Duración de lectura 2 minutos

El esguince cervical o también llamado “Síndrome de Latigazo Cervical”, corresponde a un desgarro de ligamentos que une las vértebras cervicales y que causa dolor en la zona del cuello. Este dolor es un conjunto de manifestaciones clínicas secundarias de una flexión y extensión brusca en el cuello, la cual produce la lesión en el músculo-ligamentosa de la columna cervical.

La causa más “típica” o común de esta lesión es provocada por un accidente automovilístico y normalmente este trauma se produce cuando recibimos el impacto por detrás.

Naturalmente, el cuerpo se encuentra relajado mientras vamos en el automóvil y al recibir el impacto, el cuello no frena, ni limita el rango de movimiento, por ello, se asume con seguridad una lesión de esguince cervical.

El impacto induce una flexión excesiva del cuello y, justo después, la fuerza de reacción causa su total extensión. Esto se produce muy rápidamente, ya que la musculatura no tiene tiempo de ejercer función protectora y es mucho más probable cuando la persona no lleva cinturón de seguridad.

Síndrome

Para diagnosticar que se tiene un esguince cervical el paciente debe ser atendido por un médico y ser revisado mediante una exploración física, pero además la aparición  de varios síntomas pueden ser motivo para tratar la lesión.

Algunos de los síntomas que se presentan cuando se tiene un esguince cervical,  son el dolor en el cuello y/o cabeza, con o sin dolor irradiado en la zona superior, normalmente con limitación dolorosa de la movilidad y a veces con sensación de inestabilidad y mareo.

También en muchas ocasiones es frecuente que aparezcan los siguientes síntomas:

  • Dolor cervical que se desplace hacia la cabeza, los hombros o la espalda, es el síntoma más frecuente.
  • Contractura muscular asociada
  • Rigidez y dolor a la movilización del cuello.
  • Dificultad al movimiento
  • Hormigueo por los brazos o en las manos
  • Dolor en la mandíbula

El tratamiento para este trauma pueden ser fármacos para aliviar el dolor, ejercicios fisioterapéuticos y el uso del collarín cervical.

El pronóstico para el Síndrome del Latigazo Cervical es limitado y benigno, las molestias disminuyen con el tiempo siguiendo las recomendaciones médicas y fisioterapeutas.

Esperamos que esta lectura haya sido de tu agrado.

Te recomendamos:

Deje un comentario