Duración de lectura 2 minutos

La bota Walker es técnicamente conocida como órtesis funcional de extremidad inferior pero también conocida como órtesis o férula para pie y tobillo. Este tipo de bota ortopédica es una evolución y mezcla de la prótesis y yeso, con la ventaja de que es mucho más cómoda, ajustable y ayuda notablemente a la pronta recuperación del paciente. Además es ideal para terapias de recuperación en extremidades inferiores.

Ventajas

La bota ortopédica Walker es una alternativa de yeso, su diseño está fabricado para aportar inmovilización segura y total a la vez. En sus principales ventajas destaca permitir acelerar el tiempo de recuperación de lesiones y evitar mayor pérdida de fuerza muscular, que se da muy comúnmente después de largos periodos de inmovilización.

La bota Walker puede ser retirada parcialmente siempre y cuando el médico lo indique, y únicamente para realizar actividades como rehabilitaciones musculares, para acceder a la cura de heridas, higiene personal y dormir.

Su diseño destaca por estar elaborada con suela de balancín antideslizante y gracias a eso es posible realizar carga directa o parcial del pie si la lesión lo permite. Además, en algunos modelos, es posible aplicar grados de movimiento para mayor comodidad siempre y cuando el médico lo indique.

Tipos de Walkers

Este tipo de órtesis lo podemos clasificar de diferentes formas:

Por su longitud

Corto: indicado para lesiones inferiores, no necesariamente requiere una inmovilización tan alta, sino más bien fijación en lesiones de pie y ante pie. Su longitud aporta mayor confort y menor peso.

Largos: Ideal para la inmovilización del tibio-tarsiana, pie, tobillo y pantorrilla. Su cómodo material disminuye la carga en la zona lesionada.

Articulados con control flexión/extensión:

Este tipo de bota cuenta con un sistema de regulación flexo-extensión de 0 a 40° en intervalos de 10° que actúa desde el tercio proximal de la pierna hasta el pie con dos pletinas medio laterales rígidas unidas a las articulaciones monocéntricas.

Walker bivalvos o con dos tutores laterales

Gracias a su estructura bivalva, inmoviliza el tobillo a 90° representando gran estabilidad y facilidad de adaptación al pie.

Por sus características, Aircast que incorporan aire:

Su diseño ligero  y resistente cuenta con una bolsa de aire (con bomba de inflado y válvula reguladora) que optimiza la superficie del contacto con el miembro para una mayor eficacia del efecto de contención.

Utilizar las botas Walker y llevar a cabo la rehabilitación correctamente puede ayudar a mejorar el pie y caminar con normalidad. Para ello es recomendable seguir siempre las instrucciones del médico, ya que acelerar la rehabilitación o no hacerla correctamente puede retardar la recuperación o provocar nuevas lesiones.

Esperamos que te haya resultado interesante.

Te recomendamos:

Deje un comentario