Duración de lectura 2 minutos

La prevención para los adultos mayores, en esta nota está enfocada principalmente hacía las enfermedades físicas, la fragilidad, los accidentes (es decir, lesiones no intencionales), y la falta de capacidad para llevar a cabo sus actividades de la vida diaria.

Normalmente los adultos mayores presentan mayor debilidad y diferentes tipos de enfermedades crónicas, las cuales los vuelen más vulnerables y dependientes de auxiliares ortopédicos. No requieren permanecer hospitalizados y a menudo permanecen en su domicilio atendidos por sus familiares o alguna enfermera personal. Por ello, lo más importante es la prevención de accidentes y brindarles mayor facilidad de movimiento.

Aunque existan muchas recomendaciones básicas de seguridad para cuidar a las personas vulnerables o adultos mayores en el hogar, la persona encargada de cuidar al usuario puede realizar un listado sencillo como el que mencionamos abajo para prevenir los inconvenientes más comunes que se presentan en el día a día del paciente sin invertir mucho.

Algunas medidas preventivas que se aplican a todos los adultos mayores incluyen:

  • Evitar pisos demasiados húmedos, encerados o pulidos.
  • Evitar dejar objetos en el piso (estos pueden ser pisados invertiblemente y provocar una caía).
  • En el cuarto de baño colocar: agarraderas, auxiliares sanitarios y sillas para regadera (estos pueden ayudar a sostenerse mejor, prevenir resbalarse o inclinarse de más).
  • Mantener iluminadas las habitaciones, pasillos y escaleras.
  • Tener cerca de la cama o áreas donde el usuario permanece más tiempo descansando una andadera o bastón.
  • Cuando se usen compresas frías o calientes cubrirlas con un paño.

Esperamos esta información haya sido de tu agrado

Te recomendamos:

Deje un comentario