Duración de lectura 2 minutos

Las mangas de compresión se han utilizado en la industria médica desde hace más de un siglo para prevenir problemas como las várices, el síndrome de la clase turista, favorecer la circulación sanguínea en personas con poca movilidad u hospitalizadas así como para la recuperación de intervenciones quirúrgicas después de una operación mamaria. El uso de una manga de compresión después de una mastectomía ayuda a mantener el perímetro del brazo reducido después del drenaje linfático manual y ayuda a prevenir y tratar el linfedema. Además, las mangas de compresión también asisten en el mundo del deporte, ya que es una prenda muy útil para la mejora del rendimiento deportivo y la recuperación muscular después de haber realizado mucho esfuerzo.

Estas prendas de compresión cuentan con diferentes beneficios como:

  • Recuperación más rápida.
  • Ayudan con la resistencia física.
  • Limitación y reducción de inflamación.
  • Incrementan la potencia muscular durante el ejercicio.
  • Ayudan a los resultados de cicatrización tras una cirugía.
  • Brindan mayor sensación de agilidad y control del cuerpo.
  • Mantienen la temperatura óptima de los músculos ante el frío y el calor.
  • Mejoran del retorno venoso y, con ello, da aporte de oxígeno a los músculos y tejidos.
  • Su compresión estimula la circulación sanguínea y minimizan el impacto y la vibración muscular.

Existen diversas mangas de compresión, sin embargo, los modelos DAONSA tratan el brazo desde la muñeca hasta debajo del hombro estimulando la circulación de linfa por el brazo hasta los ganglios linfáticos axilares. Sus diseños fáciles de colocar y retirar son ligeros, durables y de gran elasticidad, brindan bienestar y comodidad.

Te recomendamos:

Deje un comentario