Duración de lectura 5 minutos

La estenosis espinal, también conocida como “estenosis del conducto vertebral”, es la construcción del canal espinal, la cual aloja la médula espinal. Es una afección que se produce con mayor frecuencia en la zona lumbar o cuello, provocando que el pequeño conducto vertebral se comprima, llamándolo como un “pellizco” de las raíces nerviosas y la médula espinal.

Causas

La estenosis espinal ocurre frecuentemente después de los 50 años o al envejecer. Sin embargo, los jóvenes con traumatismos de columna o personas con enfermedades de ciertos tipos de artritis como la reumatoide, osteoartritis, espondilitis anquilosante y enfermedad de Paget, también están predispuestos a tener una lesión como esta.

Un tumor, una lesión, la acumulación de fluoruro o calcio en el cuerpo, pueden aumentar el desarrollo de la estenosis espinal.

Tipos de Estenosis del Conducto Vertebral

De acuerdo con la afección que ocurra en la columna vertebral es como se puede clasificar el tipo de estenosis espinal. Los principales tipos de esta patología son:

  • Estenosis cervical: el «pellizco» se produce en la parte de la columna vertebral que se encuentra en el cuello.
  • Estenosis lumbar: el «pellizco» se produce en la parte de la columna vertebral que se encuentra en la zona inferior de la espalda. Es la forma más frecuente de estenosis del conducto vertebral.

Es posible tener más de un tipo.

Signos y Síntomas

Muchas personas presentan síntomas graves por momentos y otras veces no tan fuertes. De hecho, muchas personas no tienen síntomas en absoluto, por lo que la mayoría no están incapacitadas gravemente. No obstante, a pesar de no tener síntomas, las personas pueden evidenciar este padecimiento por medio de resonancias magnéticas o tomografías, ya que, si la estenosis no es tratada a tiempo los síntomas pueden empeorar. Aquí mencionamos algunos:

  • Entumecimiento, debilidad, calambres o dolor en las piernas, los pies o las ancas.
  • Rigidez en las piernas y en los muslos.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • En casos graves, pérdida de control de la vejiga y los intestinos.

Opciones de tratamiento

Hasta el momento, no existe una cura para la estenosis espinal, pero existen algunos métodos para reducir el dolor de la espalda como, por ejemplo, los analgésicos antiinflamatorios, la fisioterapia, ejercicios terapéuticos como el Yoga o Taichí, aparatos ortopédicos para mantener un soporte; y en algunas circunstancias más graves, cirugía. Esta última se considera cuando existe daño a los nervios que genera problemas para caminar o para ir al baño.

Esperamos esta información haya sido de tu agrado

Te recomendamos:

Deje un comentario