Duración de lectura 2 minutos

El tobillo está estructurado por múltiples articulaciones, ya que debe brindar doble función. Debe aportar estabilidad y apoyo al cuerpo a pesar de ser estructuralmente pequeño, por otro lado, también brinda movilidad y se adapta a las irregularidades del terreno. El tobillo es una estructura que tiene muchos ligamentos susceptibles a dañarse o sufrir alguna patología.

La anatomía del tobillo está conformada por tres articulaciones:

  • La articulación tibioperonea-astragalina
  • Las articulaciones subastragalinas (anterior y posterior)

Usualmente los problemas del pie aparecen por alteraciones anatómicas o por alguna función anormal de estructuras articulares o extra articulares; con menor frecuencia en las patologías del pie pueden verse afecciones sistemáticas.

Usualmente los problemas del pie aparecen por alteraciones anatómicas o por alguna función anormal de estructuras articulares o extra articulares; con menor frecuencia en las patologías del pie pueden verse afecciones sistemáticas.

Esguinces de tobillo

Una de las lesiones más presentadas en el tobillo es el esguince, este se produce cuando el pie se dobla, tuerce o gira de una forma extraña. Algunas afecciones pueden estirar o desgarrar bandas resistentes de ligamentos los cuales ayudan a mantener las articulaciones unidas.

Los ligamentos ayudan a mantener estables las articulaciones y evitan movimientos excesivos. El esguince se presenta cuando los ligamentos se presionan más allá de su amplitud normal de movimiento.

¿Cómo tratar un esguince?

El tratamiento del esguince puede variar dependiendo la gravedad de lesión. Aunque las medidas de cuidado personal como férulas, mangas de compresión o analgésicos de venta libre puedan ayudar a calmar el dolor, es recomendable acudir al médico para una evaluación más personalizada y así mismo determinar el tratamiento ideal para cada caso.

Te recomendamos:

Deje un comentario