Duración de lectura 3 minutos

El dolor en la rodilla es una molestia muy frecuente que afecta a todas las personas, pueden ser por alguna lesión de rotura de ligamento, algún desgarre en el cartílago u otra patología. La fisioterapia y los productos ortopédicos de rodillas pueden ayudar a aliviar el dolor, sin embargo en algunos casos puede llegar a ser necesario pasar por el quirófano.

No todos los síntomas de rodilla son graves pero algunas lesiones de rodilla y enfermedades como la artritis, la gota o diferentes tipos de infecciones pueden provocar más dolor, daños articulares y discapacidad si no se trata.

Una de las lesiones más frecuentes de rodilla es la artrosis, la cual afecta los cartílagos de la rodilla comúnmente en adultos. Los principales síntomas son el desgaste de cartílago, dolor e inflamación.

Otras lesiones comunes son los esguinces de rodilla causados por uno o varios ligamentos demasiado tensos desarrollados por alguna torcedura o tirón, debido a eso los ligamentos pueden llegar a desgarrarse.

La lesión de meniscos también es muy usual en la rodilla y ocurre cuando se daña el fibrocartílago. El fibrocartílago es un disco en forma  de media luna llamado también “menisco” el cual funciona como amortiguador de rodilla. Los principales síntomas al romperse son la hinchazón, la rigidez y dificultad para estirarla.

Otras lesiones de rodilla que se presentan con mayor frecuencia en los deportistas son:

  • La distensión: sucede cuando un músculo o tendón han sufrido demasiado estiramiento.
  • Rotura de ligamentos: lesión muy habitual principalmente en futbolistas o deportistas donde tienen que correr, saltar y cambiar la dirección de rodilla con frecuencia.

El dolor, la hinchazón y la inestabilidad en la articulación son los principales síntomas de una lesión de rodilla es por eso que realizarse un examen médico junto con algunas pruebas como radiografías, ecografías o resonancias magnéticas pueden ayudar a diagnosticar el problema que presenta el paciente y su nivel de gravedad.

Prevención

No siempre es posible prevenir las lesiones y dolores de rodilla, por tal motivo te sugerimos los siguientes consejos para evitar deterioro de articulaciones.

  1. Procura mantener tu peso ideal. Mantenerte en tu peso es una de las mejores cosas que puedes hacer para el peso que cae sobre tus rodillas.
  2. Realiza calentamiento antes de iniciar algún deporte. Mantente en forma para practicar deportes y realiza calentamiento para evitar complicaciones en las técnicas o movimientos.
  3. Entrenar ayuda a mantener el equilibrio y estabilidad en los músculos que rodean las rodillas y por consiguiente ayudamos a fortalecer nuestras articulaciones.
  4. Realiza tus ejercicios con protección. Puedes mejorar tu entrenamiento o actividad física utilizando algún aparato ortopédico para rodilla.

Te recomendamos:

Deje un comentario