Duración de lectura 2 minutos

El cuerpo humano adulto tiene 206 huesos, y aunque son resistentes a diversos impactos, es muy frecuente que se rompan a causas de accidentes.

Las fracturas, son de los principales incidentes que se presentan en las consultas de urgencias en los hospitales. Y es que suceden en cualquier momento, pueden ser por consecuencia de accidentes, prácticas deportivas, caídas o golpes severos.

La fractura consiste en la rotura del hueso, puede ser parcial o total y los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor
  • Deformidad en la zona de la lesión.
  • Hematoma
  • Hinchazón.
  • Tumefacción y/o limitación de los movimientos.
  • Se suele escuchar un ‘chasquido’ en el momento del traumatismo.

Cualquier hueso puede ser fracturado, pero existen algunas áreas del cuerpo que se lesionan con mayor frecuencia que otras. Aquí mencionamos las zonas más comunes que suelen tener una fractura:

La clavícula

En general, los deportistas son los que tienen mayor índice de fracturarse la clavícula, sobre todo los que realizan deportes de alto impacto como el futbol americano, la lucha libre o el rugby.

Su recuperación, solo requiere un cabestrillo que inmovilice el brazo durante el tiempo que el médico lo haya determinado.

El humero

La fractura en el humero es habitual a cualquier edad, generalmente suele ocurrir tras alguna caída sobre el brazo, caída por las escaleras o accidentes de tráfico.

Su recuperación suele ser bastante complicada, ya que puede tardarse semanas o meses. Muchos traumatólogos optan por una cirugía para conseguir un mejor resultado.

El antebrazo (cubito y radio)

Las fracturas diafisarias de radio y cubito suelen producirse por caídas de alto impacto directo sobre el antebrazo. Sin embargo, también pueden ser consecuencia de un accidente automovilístico o deportivo.

Su recuperación puede variar mucho dependiendo de lo que la radiografía muestre. Si en la radiografía se observa una fractura no desplazada, el tratamiento será conservador; pero si está desplazada, será necesaria la cirugía.

El tobillo (tibia-peroné)

Las fracturas en la zona inferior del pie principalmente en la tibia-peroné, son habituales en los deportistas. Por lo general, este tipo de fracturas pueden involucrar varios huesos e incluso ligamentos y pueden llegar a confundirse con un esguince, por lo que es sumamente importante acudir al médico para recibir un diagnostico oportuno.

Síntomas de una fractura:

  • Dolor
  • Deformidad
  • Crepitación
  • Disminución funcional.

Su recuperación puede ser con un tratamiento conservador, mediante reducción y estabilización con yeso, o en algunos casos el traumatismo suele necesitar cirugía con un periodo de rehabilitación.

Esperamos esta información haya sido de tu agrado

Te recomendamos:

Deje un comentario